VACIAR PARA REORGANIZARSE
Hay un momento en el que independientemente de que el beneficio de la tienda sea positivo, en que perdemos el control del surtido. Es el momento en el que dejamos de reflexionar sobre si la tienda que tenemos es la que surca un futuro adecuado a las ventas a medio y largo plazo.

Busca la mayor ligereza posible en tu vida y en la de tus clientes a través de los productos que vendes. Selecciona los mínimos, diferenciadores y especializados para alcanzar el mayor rendimiento. ¡Y verás que no te falta tiempo para probar los helados de los mejores miradores y en la mejor compañía, bueno ya me estoy enrollando, volvamos al tema!

Vacía y vacía y vuelve a vaciar toda la mercancía que lleva demasiado tiempo entre el escenario de ventas y el almacén de tu establecimiento. Es la forma de liberarte y abrirte a otras opciones más motivadoras. Rodéate de los productos que den mayor confianza y exclusividad a tus clientes.

¿Cómo? Reflexionando si cuentas con demasiados. Vacía para llenar con un nuevo frescor lleno de sorpresas.
¿Qué te parece? ¿Has pensado alguna vez que menos productos te ayudarían a vender más y hacerte más visible?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.